?

Log in

No account? Create an account

Pasado | Futuro

O fortuna velut Luna 2/n

Bueno, por fin decidí como llamar al regalo de Jenny, me agrada aunque aún no estoy completamente segura. En fin, aquí queda esta parte.
Pasando a algo más, panza mal, revuelta I think, con náuseas. Odio las náuseas!!
Por cierto, he decidido que serán viñetitas de esto, y van una detrás de otra.

O Fortuna velut Luna
(O Fortuna like the Moon)

Don't think twice before you listen to your heart.
Follow the trace for a new start.


Hacía una semana que el embajador de Kinmoku había llegado a Tokyo de Cristal, y la audiencia que había solicitado decía que presentaría sus respetos a la reina y a la pequeña Dama. Del rey no se había dicho ni media palabra, sin embargo, a nadie le extrañó aquello. Después de todo, el rey no gozaba de una gran popularidad; no es que fuera un mal soberano o algo particular, simplemente, la que se encargaba siempre de esos encuentros y demás política exterior era Serena, pues tenía una mayor facilidad para ello. Darien, por otro lado, administraba el reino y evitaba que se fuera a pique.

Había sido una semana llena de ansiedad, incertidumbre, emociones contenidas y deseos de verla. Había esperado tanto tiempo para verla de nuevo, para reflejarse en esas pupilas puras y ver brillar el cabello dorado, para hacerla sonreír con una broma estúpida y ver cómo cada segundo la sonrisa bailoteaba en sus labios terminando por escapar en una sonora carcajada. Y también había fantaseado, más que nunca en esa semana, con tenerla en sus brazos, estar a centímetros de su rostro, pasar sus dedos por su larga cabellera, oler entre su cuello y sentir sus labios.

Fantasías e ilusiones que habían ido creciendo con el pasar de la semana y habían sido estampadas en el suelo cuando la encontró a ella. A Uranus, tan hostil como siempre, tan sensual como nunca.

Un par de miradas enfrentadas, llenas de desconfianza y de desafío. Una voz fría llamando y siendo contestada por otra igual de gélida.

—Qué desagradable sorpresa —dijo ella—. ¿Qué haces aquí Kou? ¿A qué debemos el honor de tu visita? —Su voz era sarcástica y llena de veneno.

—Deberes diplomáticos.

—¿Deberes diplomáticos? —repitió y arqueó una ceja.

Él no respondió a la provocación y siguió de largo, dejando a una sailor molesta e irascible como hacía años no se le veía y a una Haruka gratamente sorprendida, muy a su pesar. El mocoso ya no era ningún mocoso, de su inmadurez poco quedaba, su impulsividad había sido apaciguada y el breve intercambio había terminado por excitarla. Después de todo, el niño parecía haber crecido, en más de un sentido, y tener un enfrentamiento con él siempre era interesante, aunque nunca lo admitiría en voz alta. Mucho menos diría que aquél era de las pocas personas que tenía su respeto, de forma extraña y poco convencional, pero respeto a fin de cuentas.

Tenía ganas de una buena discusión, que con seguridad no tardaría en llegar.

Comments

( 2 cafés — Regálame una taza de café )
jenny_anderson
Jul. 28th, 2010 01:06 am (UTC)
ja ja ja
¿Por qué no me extraña que no se dijera nada del rey? XD seguramente Seiya no quiere ni pensar en él. Ohhh Nande me ha gustado mucho, hay que ver esa tensión entre Haruka y Seiya.

y pues aquí al pie del cañón en espera de lo que estés maquinando para este par
nande_chan
Aug. 2nd, 2010 03:25 am (UTC)
Eh, no sé *finge demencia* xD

Je, me alegra mucho que te esté gustando :D
( 2 cafés — Regálame una taza de café )